Seguros de cámaras fotográficas, precios, rentabilidad

Una cámara de fotos es uno de los aparatos más caros y delicados a la vez. A pesar de su gran tamaño, si una cámara se da un pequeño golpe, puede dejar de funcionar. Por tanto te recomendamos que contrates un seguro para que puedas estar tranquilo, ya que una cámara fotográfica es tu mejor aliado a la hora de irte de viaje, y no puedes correr el riesgo de que te la roben o se rompa, recuerda que una inversión tan grande de dinero necesita cierta seguridad.

 

 

 

¿Cómo se ha desarrollado el mundo fotográfico?

 

El mundo de la fotografía se encuentra en un progreso constante, desde siempre avanza poco a poco. No solo en los últimos años; sino que desde sus inicios la fotografía ha vivido una continuo cambio tecnológico que ha supuesto para los profesionales, para los aficionados y también para los usuarios principiantes ya que supone una necesidad de adaptación constante.

 

Durante estos últimos años, la llegada de la tecnología digital ha creado grandes cambios tanto en los equipos como en el uso social de la fotografía. En muy poco tiempo, hemos observado la desaparición (o casi) de los equipos analógicos, el boom de las pequeñas cámaras digitales, las cuales han venido decayendo posteriormente gracias a las mejoras y posibilidades que los teléfonos móviles han ido incorporando.

 

En el siglo en el que vivimos, encontramos muchos aficionados a la  fotografía que vienen disfrutando de unos equipos de mucha calidad y también de un valor importante, por ello, el elevado coste de estos equipos fotográficos genera la preocupación a los dueños por miedo a posibles daños y sustracciones que puedan lamentar respecto a los mismos en multitud de situaciones.

 

¿Existen soluciones aseguradoras para los equipos fotográficos?

 

Siempre ha existido una rama específica en el aseguramiento de las actividades profesionales del sector de la fotografía, que abarca un amplísimo abanico de coberturas. Y, por tanto, especialización del mismo, los profesionales de la fotografía han encontrado seguros de aseguradoras para su equipo y su actividad, como por ejemplo aspectos de la Responsabilidad Civil durante el ejercicio de su actividad como profesionales.

 

No tienes que ser un profesional para disfrutar de un seguro fotográfico, ya que también los particulares pueden encontrar ofertas aseguradoras para sus equipos de fotografía.Hablamos de seguros que han ido evolucionando año tras año, desde los seguros para profesionales que incorporan conceptos y fundamentos de técnica aseguradora muy convenientes hasta los más básicos para los que se están iniciando en este mundo.

 

Se trata de seguros basados en el concepto ‘All risk’, seguros a todo riesgo. De manera que el bien asegurado queda asegurado de cualquier daño o pérdida que pueda sufrir, salvo las exclusiones establecidas en el contrato de seguro.

 

Las coberturas que más se emplean son:

 

- Roturas por caída o impacto accidental

- Incendio, caída de rayo o explosión

- Gastos de salvamento

- Robo, atraco y expoliación (debe existir violencia contra las cosas: vehículo o, habitación del hotel forzados; o las personas: atraco, tirón). Siempre es necesaria la denuncia a las autoridades. No se cubre el hurto (simple sustracción sin violencia: cámara colgada de la silla o sobre la mesa)

- Cobertura 24 horas

- Extensión de la cobertura cuando obliguen a facturar en un avión

- Accidente del medio de transporte

- Daños por agua accidentales

- Cobertura de Riesgos Extraordinarios del Consorcio de Compensación de Seguros (ciertos daños meteorológicos, terremoto, terrorismo)

Facebook
Twitter
Instagram