Iluminación necesaria para un estudio fotográfico, potencia, focos, etc.

La iluminación en la fotografía es un elemento básico, y más si hablamos de un estudio. Haya menos o más luz, siempre tiene que estar presente. Es como si jugamos un partido de tenis sin pelota, no sería posible, pues en la fotografía la luz tiene esa importancia. Por ello, vamos a contarte cuál es el material de iluminación principal para tu estudio de fotografía.

 

 

¿Cuales son los elementos principales para iluminar a la hora de hacer fotografías?

 

Por normal general todos los accesorios que tienen que ver con el mundo de la fotografía son bastante caros, también enormes y pesados. Aún así, puedes  encontrar algunos de muy buena calidad que no son tan caros. A continuación te contamos los mejores accesorios para iluminar.

 

 

¿Qué tipos de fuentes de luz existen?

 

Luz continua: Este tipo de equipo, como por ejemplo, una lámpara fluorescente, una lámpara de tungsteno, un reflector LED o una lámpara halógena, etc., permite iluminar constantemente al sujeto, independientemente de si graba su cámara o no (a diferencia del flash que está encendido). Esta es la principal ventaja del dispositivo, ya que le permite observar continuamente cómo la luz afecta su modelo, las sombras que se forman, etc., como una luz continua. En cualquier caso, se trata de dispositivos grandes y pesados ​​que generan mucho calor ligero y, por lo tanto, mucha energía.

 

Flash externo: Es la fuente de luz más potente, compacta y versátil porque es fácil de mover debido a su tamaño, y puedes disparar directamente a tus sujetos o desenfocar como quieras. También puede trabajar con una variedad de objetos, ya que puede iluminarlos colocándolos alrededor de la escena y de forma remota, sin cables o desconectándolos de la red eléctrica, como si estuvieran encendidos, aunque la luz puede no ser tan fuerte como esa.

Flashes de estudio: este tipo de flash son  más potentes que los flashes externos y tan grandes, pesados y poco portátiles como los focos de luz continua y pueden ser con o sin generador incorporado dependiendo del tamaño del estudio. Sin embargo, su potencia y versatilidad los hacen ideales para modelar la luz en el estudio. Solo bastará que le coloques por delante alguno de los tantos accesorios disponibles (difusores, panales de abeja, gelatinas, etc.) de modo de que puedas fácilmente lograr los efectos que estés buscando. Son luces confiables, duraderas y muy robustas por lo que, invertir en ellos, no te será mala idea.

 

Luz de modelado: los flashes tienen una desventaja: te resultará muy difícil  juzgar el aspecto final que tendrá una fotografía, cuando la ilumines con un flash ya que el mismo, no iluminará la escena hasta ser disparado. Es por ello que, muchas cabezas de los flashes de estudio, traen consigo lámparas que emiten una luz continua con el mismo efecto de luz que la emitida por el flash. De esta forma, podrás trabajar la escena aunque los flashes no se hayan disparado aún. De todas formas, esta luz no es tan potente ni tiene exactamente las mismas propiedades que el destello de un flash, pero te será realmente útil al trabajar en el estudio y ahorrar cientos de fotografías malogradas.

 

Facebook
Twitter
Instagram